La Federación Argentina de Softbol nació en el año 1960, como una iniciativa para independizar el deporte del Beisbol, ya que los destinos de ambos deportes estaban regidos por aquel entonces por la Federación Argentina de Beisbol y Softbol. Esta inquietud surge debido a que esta última Federación no le daba importancia al Softbol, y se concentraba más bien en el Beisbol, que tenía una fuerte actividad.

Por ello, como con esa perspectiva el Softbol no iba a poder evolucionar nunca, se generó la separación de la Federación Argentina de Beisbol y Softbol, formándose así la Federación Argentina de Softbol.

A partir de ahí, la Federación Argentina de Softbol empieza a tener vida propia, lo que significó en primera instancia buscar qué Asociaciones practicaban Softbol dentro de nuestro país, encontrando actividad en Paraná, La Pampa y Bahía Blanca (además de Buenos Aires, que es donde se produjo el nacimiento de la Federación).

De ese modo, con esas cuatro Selecciones la Federación Argentina de Softbol organizó el primer Campeonato Argentino Masculino Mayor, que se jugó en Buenos Aires a fines del año 1960. A partir de ahí nació el compromiso de ir organizando periódicamente los Campeonatos Argentinos de Selecciones. A partir de ahí, y gracias a un gran trabajo de los dirigentes del interior del país, se fueron sumando otras federaciones.

El primer Presidente de la Federación Argentina de Softbol fue Luis Tardío Vallejos, un hombre que se relacionaba con el Softbol debido a que su hijo jugaba a nuestro deporte y se prestó a apoyar la separación definitiva del Beisbol. Una vez que la Federación Argentina se ordenó y comenzó a tomar su rumbo, en el año 1962 Luis Tardío Vallejos decidió dar paso a las nuevas generaciones, cediendo el cargo a una de las figuras más importantes de la historia del Softbol argentino y latinoamericano, el Dr. Fernando Aren.

El desarrollo del incipiente Softbol continuaba, con lo que surgió la necesidad de promover también el Softbol Femenino, lo que realmente fue un acierto en aquella época, ya que muchas jugadoras de Hockey sobre Césped se pasaron al Softbol, sobre todo en el área de la Ciudad de Buenos Aires. Así fue como pocos años después se iniciaron los Campeonatos Argentinos de Selecciones, también en Femenino.

Finalmente, la Federación Argentina reconoció la imperiosa necesidad de promover la actividad en los más pequeños, y no sólo en las categorías Mayores. Entonces se crearon también los Campeonatos Argentinos Juveniles, tanto de Hombres como de Mujeres.

Esa época fue muy positiva para el desarrollo del Softbol, porque la Secretaría de Deporte de la Nación asignaba fondos para hacer los Campeonatos Argentinos, con lo que se podían pagar los hoteles, las comidas y los viajes de los equipos.

Una vez que el Softbol se había consolidado como deporte a nivel nacional, se hizo indispensable dar un paso más allá, y buscar la expansión del Softbol argentino a nivel internacional. En el año 1972 llega la noticia de que se iba a hacer un Campeonato Mundial Masculino Mayor en Manila. Así fue como con mucho esfuerzo el entonces Presidente de la Federación, Dr. Fernando Aren realizó el viaje hasta Manila para presenciar la máxima competencia softbolística a nivel mundial. Esa fue la primera aproximación de Argentina al concierto del Softbol mundial.  EL Dr. Aren no sólo aprovechó ese viaje para entrar en contacto con el mundo del Softbol, sino que además sacó no menos de 200 diapositivas durante el torneo, para poder mostrar en Argentina cómo era el Softbol en el mundo.

Así fue como, luego de regresar a nuestro país, durante la disputa del Campeonato Argentino Masculino del año 1973, en Concepción del Uruguay, se organizó una proyección de estas diapositivas para todos los equipos participantes, y para todas las personas interesadas en el Softbol. El resultado de esta iniciativa fue fantástico, porque eso le dio a nuestro deporte una difusión muy grande. De hecho, a raíz de ese viaje pionero a Manila, se comenzó a trabajar técnicamente con los lanzadores para que acomodaran su movimiento a lo que se utilizaba en otras partes del mundo. Se puede reconocer en este tipo de acciones la semilla que, años más tarde, germinaría con la aparición de lanzadores de renombre internacional, que son convocados permanentemente por las potencias mundiales, como Estados Unidos y Canadá, para jugar en los mejores equipos del mundo.

El próximo paso obligado, sin dudas, era la salida de un equipo argentino a competir al exterior. Y la primera aproximación hacia el deporte de alto nivel, con países extranjeros, se hizo desde Paraná. El primer contacto fue una visita de Oscar “Pocho” Bolzán, Víctor Centurión y Nafaldo Cargnel, que fueron a Venezuela y Colombia para tramitar una visita de un equipo argentino. Esta visita se concreta en el año 1978, cuando por primera vez sale al extranjero un equipo de la Federación Argentina de Softbol. Y sale en una gira que pasa por Colombia, Venezuela, Antillas Holandesas y Puerto Rico. En todos lados recibieron al equipo argentino de manera espectacular. Así Argentina empezó a cotejar cómo estaba su juego a nivel internacional.

Esta gira es muy importante, no sólo por ser la primera salida de un equipo argentino al exterior, sino también porque fue la que encendió la mecha del interés por participar en los torneos internacionales de softbol.

En el año 1979 se hicieron los Juegos Panamericanos en Puerto Rico y la Federación Internacional de Softbol (ISF por sus siglas en inglés), que había visto que estuvimos en el Mundial de Manila y que habíamos realizado una gira por América Latina, nos reserva un lugar en la competencia de Softbol de los Juegos Panamericanos de San Juan de Puerto Rico. Sin embargo, Argentina no pudo participar debido a la falta de apoyo para el viaje.

Sin embargo, dirigentes argentinos concurren a estos Juegos, lo que sirvió para que se reunieran con los otros dirigentes de América, sentando las bases para la creación de una Confederación Panamericana de Softbol. La asamblea constitutiva de la Confederación Panamericana de Softbol se hizo en Paraná, en el año 1981. Vinieron los delegados de todos los países de América, se discutieron y se aprobaron los estatutos, y se eligieron las primeras autoridades. Por eso a partir de ahí Argentina siempre ha tenido el compromiso de participar en los Campeonatos Panamericanos de todas las categorías, por haber sido la sede de la fundación de la Confederación Panamericana de Softbol (CONPASA).

En esta asamblea constitutiva de la CONPASA en el año 1981, el primer consejo directivo honró con el cargo de Vicepresidente para América Latina al Dr. Fernando Aren. Y años más tarde, en 1991, cuando se hacen los Juegos Panamericanos de La Habana, Cuba, Aren pasó a ser el Primer Vicepresidente de la CONPASA. Este importante reconocimiento a nivel internacional, se sustentaba en el fantástico trabajo que se venía haciendo a nivel local, porque solamente así se podía pensar que un dirigente de Argentina pudiera ir ocupando este tipo de cargos. Esto también habilitó a que, como nosotros concurríamos sistemáticamente a las Asambleas de la ISF, en el año 1993, en Japón, también eligieran al Dr. Aren Vicepresidente de la ISF para América Latina.

Ya en el año 1983, cuando se hacen los Juegos Panamericanos en Caracas, el equipo argentino de Softbol viaja integrando la delegación de nuestro país por primera vez en la historia. Y Argentina vivió uno de los momentos más importantes de su historia deportiva. En esta competencia Argentina enfrentó a Estados Unidos a estadio lleno; el pitcher de nuestro equipo fue el mencionado Oscar “Pocho” Bolzán. Y Argentina le gana a Estados Unidos 3-2 con un jorón de dos carreras de la Juan Carlos “Mono” Godoy. Fue un éxito fantástico, nadie lo podía creer. Incluso el Presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos fue a felicitarlo a Rodríguez (Presidente del COA) por el triunfo del equipo de Softbol. Como anécdota de ese partido, el entrenador de Estados Unidos lo fue a saludar al entrenador de Argentina, y le dijo: “Lo felicito, realmente fue muy bueno el partido, espero que no sea el único juego que ganen”. Sin embrago, aunque parezca mentira y como si hubiera llamado a la maldición, ese fue el único partido que ganó Argentina en todo el torneo.

No obstante, esa no fue la primera competencia internacional oficial en la que participó Argentina. En el año 1980 nuestro equipo disputó el V Campeonato Mundial Masculino Mayor ISF, disputado en Tacoma, al noroeste de los Estados Unidos. Esta fue la primera participación oficial de un equipo argentino en torneos internacionales. Catorce equipos tomaron parte de la competencia, que finalmente coronó a Estados Unidos como campeón mundial. Desde ya que tango jugadores como Cuerpo Técnico y dirigentes tuvieron que afrontar todos los gastos del viaje.

Luego de los Juegos Panamericanos de 1983, Argentina fue al Campeonato Mundial de 1984, en Midland, con una participación muy honrosa, con lo cual nuestro país ya estaba encaminado a buscar horizontes más amplios para nuestro deporte.

Lamentablemente, no pudimos participar en el Mundial de 1988, ya que nosotros nos habíamos comprometido a organizar el Campeonato Panamericano de Softbol de 1989, y recordarán ustedes que durante el gobierno del Dr. Alfonsín hubo una gran crisis económica. La organización del Panamericano exigía un gran trabajo de infraestructura para poder recibir a los demás países de América. En el marco de la crisis económica, el Secretario de Deporte de aquella época, el Sr. Otero, afirmó que el Estado no nos podía apoyar con las dos actividades (la organización del Panamericano y el viaje al Campeonato Mundial de 1988), y que la Federación Argentina de Softbol tenía que elegir una de ellas. Y se decidió afrontar el Campeonato Panamericano, ya que la construcción de la infraestructura para organizar este campeonato tendría mayor trascendencia para nuestro deporte a futuro, por lo que se decidió no viajar al Mundial.

Sin embargo, es decisión nos permitió, en plena crisis económica de 1989, organizar el Campeonato Panamericano Masculino, que fue un éxito absoluto. No solamente vinieron los mejores equipos de América, sino que además se fueron encantados de lo que era la ciudad y lo que significó la presencia del público entusiasta que fue siguiendo todos los partidos.

Campeonato Panamericano de 1989.

Campeonato Panamericano de 1989

Uno de los tantos legados de este Campeonato Panamericano del 89, es que fue la base del actual Estadio Mundialista, que precisamente tiene el nombre del Ingeniero Nafaldo Cargnel. La primera construcción del Estadio se hizo para ese Campeonato Panamericano de Softbol. Y fue un trabajo maravilloso, la situación económica del país era crítica, pero los dirigentes de la Asociación Paranaense de Softbol  llevaron adelante las obras con una perseverancia y una capacidad fantástica, que permitió recibir a los equipos de las federaciones panamericanas, empezar la construcción del Estadio, y cimentar la proyección que el Softbol va a ir alcanzando tanto a nivel local, como a través del reconocimiento en el exterior.

El otro gran torneo oficial disputado en la ciudad de Paraná fue la competencia de Softbol de los Juegos Panamericanos de 1995. La sede principal de los Juegos era Mar del Plata. Sin embargo, se logró que Paraná fuera subsede de los Juegos Panamericanos del año 1995, y recibiera el Softbol continental, tanto en Hombres como en Mujeres. Para los Juegos Panamericanos del 95 también se trabajó muchísimo, porque la sede era Mar del Plata, y había que sacar un deporte de esa ciudad para llevarlo a Paraná. Hubo un trabajo gigantesco de parte de los dirigentes de la Confederación Argentina de Softbol y de la Asociación Paranaense de Softbol, con una gran cantidad de viajes a Mar del Plata para hablar con el Comité Organizador, para que en definitiva nos dejaran llevar el Softbol a Paraná, lo que nuevamente fue un éxito de público y de organización.

Los chicos también salen al mundo

Del mismo modo que en los comienzos pensamos que deberíamos promover los Campeonatos Argentinos Juveniles, para poder nutrir de jugadores a nuestros equipos Mayores, también se empezó a participar en los Campeonatos Mundiales Juveniles. Argentina participó  en el primer Campeonato Mundial Masculino Juvenil, en el año 1981 en Edmonton, Canadá. En esa época era tan incipiente esta actividad que la Federación Internacional organizaba en conjunto el Mundial Juvenil de Varones y Mujeres. Ahí nosotros mostramos un buen fundamento deportivo en nuestros jugadores. Después en el 85, también con una gravísima crisis económica, también participamos en el segundo Campeonato Mundial Juvenil que se hizo en Fargo, Estados Unidos.

A partir de ahí fuimos participando en todos los Mundiales Juveniles, hasta que en 1997 Argentina empezó a dar que hablar en este tipo de torneos, con la aparición de Lucas Mata, en Canadá, con Héctor Lucotti como entrenador. En este Mundial Mata rompe todos los récords de strikeouts (97) y entradas lanzadas (57) en un Campeonato Mundial, además de lanzar un juego perfecto frente a Venezuela. En este certamen Argentina accede al cuarto puesto, redondeando la mejor participación de Argentina en un Campeonato Mundial hasta ese momento.

Después en el 2001 se hizo en Sydney, nuevamente con Sabaté como entrenador, con una participación muy reconocida. Ya en 2005 fue en Summerside, y en 2008 en Whitehorse.

En relación al Femenino Mayor, Argentina ha participado en cuatro Campeonatos Mundiales. Las primeras dos participaciones fueron en 1990 y 1994, en Normal, Estados Unidos, y St. John’s, Canadá, respectivamente; en aquellas oportunidades Argentina no tuvo que clasificar para participar de estos torneos. Y si bien la actuación deportiva no fue para el recuerdo, abrió las puertas del mundo al Softbol Femenino. Argentina dijo presente de nuevo en un Campeonato Mundial en el año 2010, en Caracas, Venezuela, con la diferencia de que esta vez sí nuestra selección ganó su derecho a participar gracias al quinto puesto en el Campeonato Panamericano de Softbol 2009, desarrollado en Maracay. Finalmente, la última participación de Argentina en los torneos ecuménicos de la categoría fue en 2012, en Whitehorse, Canadá.

Además, Argentina ha participado consecutivamente en los Juegos Panamericanos de Río 2007 y Guadalajara 2011, manteniéndose en la elite del Softbol continental.

También en Argentina se organizaron Campeonato s Sudamericanos Femeninos, que se hicieron en Buenos Aires y en Bahía Blanca, sobre todo en las categorías Juveniles, que fueron incentivando la unión con los demás países de América del Sur. Hay que mencionar como antecedente más reciente el Campeonato Sudamericano que se realizó en La Pampa, en el año 2010. Este tipo de competencias renuevan el interés por las categorías menores en los países de América del Sur.